¿Cómo usar una VPN?

Esta publicación se dirige a los usuarios principiantes en el mundo de las Redes Privadas Virtuales. Muchos usuarios piensan que una VPN es muy técnica y ni siquiera intentan usar una. Tal vez haya sido así hace varios años, pero las VPN modernas están echas para todos los tipos de usuarios. Muchas VPNs sólo requieren el clic de un botón para que el usuario esté protegido.

Hemos escrito este post para mostrar cómo es fácil, y también explicar lo que debes hacer después de adquirir el software. Asumimos que ya conoces la definición básica de una VPN. Si no lo sabes, comprueba lo que es una VPN y, a continuación, vuelve a este artículo.

Primer Passo – Descarga el software

Al igual que cualquier otro software, tienes que descargarlo. Normalmente, cuando te suscribes a un plan de un proveedor de VPN, te envían un correo electrónico de confirmación con algunos detalles, incluido un enlace para descargar el software. En ese mismo email, también habrá tu nombre de usuario y la contraseña que te dará acceso al software una vez finalizada la instalación.

Segundo Paso – Configuración

Cada VPN tiene configuraciones, y sólo tienen que ser administradas una vez. Y es muy fácil, basta con seleccionar algunas opciones. Recientemente hemos escrito un artículo sobre las configuraciones más importantes de la VPN, puedes echar un vistazo si quiere saber por qué son tan importantes. Pero, en pocas palabras, debes activar algunas opciones que van a disminuir el riesgo de exposición. Los recursos a los que nos referimos son principalmente el Kill Switch y la Protección contra Fugas de DNS.

Otra opción es el protocolo. Siempre recomendamos OpenVPN UDP, es el protocolo más seguro en el momento. Todo esto se hace en pocos segundos. Por ejemplo, estas son las configuraciones del software de IPVanish.

ejemplo de las características de una VPN

[cs_space size=”30px”]

Tercero Paso – Selección de servidores

Como ya sabes, la VPN te conecta a un servidor en un país que elijas. Después de eso, tendrás una IP de ese país. Esto significa que necesitas elegir un servidor para conectarse. Debes tener en cuenta que algunos servidores son más rápidos que otros, y es importante seleccionar uno bueno. Afortunadamente, las VPN han evolucionado mucho en los últimos años y han hecho este paso extremadamente fácil. Los usuarios pueden elegir un servidor basado en el país que desean, pueden seleccionarlo desde un mapa, desde una lista de países o incluso en una ciudad específica.

Lo mejor de todo es que algunos proveedores de VPN ahora tienen algoritmos avanzados que seleccionan servidores automáticamente para cada usuario. En otras palabras, si el usuario decide conectarse automáticamente, el software evaluará su conexión y seleccionará el mejor servidor disponible en ese momento. La mayoría de las veces, será un servidor de un país cercano.

Echemos un vistazo a un ejemplo. NordVPN va un paso más lejos con esta clase de opción, permiten seleccionar un servidor por propósito. Como puedes ver en la siguiente imagen, puedes elegir lo que deseas hacer. El software va a seleccionar el mejor servidor considerando tu conexión y también el objetivo que has elegido. Por ejemplo, si mi intención es descargar torrents, yo seleccionaría la opción P2P y el software me daría el mejor servidor optimizado para descargas de archivos torrent.

la selección automática de servidores[cs_space size=”30px”]

¡Y eso es todo!

Como dijimos, no es difícil estar protegido contra las miradas curiosas que nos intentan monitorear. Una VPN no es sólo para los expertos en tecnología, todos pueden hacer clic en un botón y tener una conexión segura y anónima. Si consideras que los pasos 1 y 2 sólo se realizan una vez, justo después de instalar el software, la conexión a una VPN se hace con un clic en un solo botón. Y debido al continuo desarrollo de su tecnología, algunas VPN te permiten evitar el trabajo de probar servidores individualmente, para ver cuál es el mejor. Su software puede hacer este trabajo y elegir lo mejor para tu conexión.